La respuesta psicológica que se da ante una noticia de cáncer de mama está modulada por numerosos factores que giran alrededor de las circunstanciales vitales, sociales, ambientales en las que sea recibida la noticia. En general, las mujeres que reciben un diagnóstico de cáncer de mama hablan de un shock inicial, desconcierto e incredulidad acompañado de la idea de muerte inevitable.

El cáncer de mama es una enfermedad con un largo proceso, con numerosos tiempos de espera que son tiempos de sufrimiento. Los profesionales no proporcionan a la mujer una noticia única que deba de asumir sin más, por tanto se ve embarcada en un proceso con cambios e imprevistos que dan lugar a sentimientos de indefensión, incertidumbre y desesperanza.

La atención psicológica en estos momentos iniciales y a lo largo del proceso de tratamiento es importante de cara a favorecer una respuesta emocional adecuada aumentando la probabilidad de una mejor adaptación y ajuste a la enfermedad. En Ágata damos respuesta a estas emociones con grupos terapéuticos específicos donde se trabajan estos aspectos y se ayuda a estas mujeres a ir asumiendo cada día la información que se tiene en el momento, centrándose en el presente y evitando la anticipación negativa, alimentando en todo momento la esperanza y el sentido vital. Es fundamental que la persona sea consciente que todo lo que hace tiene un sentido vital (aceptar el tratamiento, cuidar su estado de salud) y ese sentido vital hace que se toleren mejor los efectos físicos y psicológicos de los tratamientos. SUFRIMIENTO CON SENTIDO.

La ayuda de los familiares y personas de apoyo es sumamente importante. Se alienta la expresión emocional con los seres queridos aunque también es adecuado que la mujer pueda priorizar a quién quiere transmitir la noticia y de quién quiere recibir el apoyo.

Por otro lado, la respuesta de los familiares ante la noticia del cáncer y durante el proceso de enfermedad puede ser variada. El miedo por la posible pérdida del ser querido suele ser el sentimiento inicial más habitual, sin embargo, la forma de gestionar este miedo y la manera en la que el miedo se expresa depende en gran medida de características personales entre otras variables. El afrontamiento puede ser evitativo o más adaptativo y activo, volcándose en el cuidado del ser querido. Hasta ahora son escasos los recursos de ayuda a los familiares de mujeres con cáncer de mama. Desde enero de 2020, Ágata reconoce y valida las emociones que surgen en los familiares dándoles un espacio terapéutico tanto a nivel individual como a nivel grupal. Se trata de un cuidado al cuidador. La experiencia, aún escasa, ha sido muy positiva, observándose cambios primarios en el familiar que consulta y secundarios en la mujer que presenta la enfermedad.

linea nena1

AngelicaGarcia 250

Angélica García es licenciada en Psicología por la Universidad de Granada, especialista en Psicología Clínica (vía PIR) en el Hospital Regional de Málaga, con formación específica en Psicooncología de cáncer de mama por la Unidad de Psicooncología de l'Institut Català d'Oncologia de Barcelona (ICO). Actualmente, está cursando el tercer programa de Doctorado en Psicología de la Salud por la Universidad de Málaga.

Es Facultativa Especialista en Psicología Clínica del Hospital Parc Taulí de Sabadell, profesora referente de preparación PIR de la Academia APIR y psicooncólogo a Grup Àgata.

Grupo de impacto

El grupo de impacto es un grupo psicoterapéutico que acoge a personas recién diagnosticadas de cáncer de mama o que están en fase activa del tratamiento oncológico. Se realiza una dinámica grupal que incluye técnicas cognitivo- conductuales, psicología positiva y terapia conductista de tercera generación (ACT).

Tiene una frecuencia mensual, de hora y media de duración. El objetivo es disminuir el impacto que supone el diagnóstico y el tratamiento oncológico en las pacientes, favorecer una adecuada adaptación emocional durante el proceso oncológico, promover  herramientas de afrontamiento y manejo de las diversas emociones que surgen en esta fase de la enfermedad así como prevenir la traumatización en favor del crecimiento personal. 

Grupo de largas supervivientes

El objetivo del grupo de terapia para mujeres que han finalizado los tratamientos esta dirigido a aquellas personas que en esta nueva etapa se han encontrado con dificultades de adaptación a su vida habitual así como dificultades en el procesamiento emocional de todo lo vivido.

Dirigido hacia el crecimiento postraumático, es una terapia basada en el enfoque de la Psicología positiva. Es necesaria la implicación emocional y el compromiso grupal.

Grupo de recidivas

El grupo de terapia para mujeres que se encuentran en un momento avanzado de su enfermedad oncológica tiene el objetivo de acompañar emocionalmente a las mujeres que se encuentren en este proceso, ayudándolas a manejar las dificultades emocionales asociadas, desde el enfoque psicológico de la búsqueda del sentido, para transformar esta experiencia de vida en una experiencia significativa y con sentido, fomentando la calma, el equilibrio emocional, la esperanza y el bienestar psicológico.