La finalización de los tratamientos es una de las etapas más duras del proceso de enfermedad. Momento donde la responsabilidad pasa del personal sanitario al propio paciente y surgen temores, miedos y dudas; “¿Estoy curada?” “¿Habrá quedado algo?” ¿Volverá a aparecer?” “Debo estar alerta” “¿Volveré a ser capaz de asumir todos los roles que tenía?”.

En esta etapa, la tarea de recolocar la experiencia vivida, integrarla en la propia historia de vida, continuar tolerando algunos efectos físicos y psicológicos de los tratamientos recibidos se vuelve la tarea más complicada de todas.

Es un momento muy esperado con expectativas de volver a la normalidad que suelen verse defraudadas. La persona afronta un reto: intentar volver a su vida anterior, pero con miedos y preguntas que antes no tenía difíciles de resolver, en ocasiones, con malestar físico que ya no es atendido de manera continuada por el profesional o no reconocido por el familiar que asume que ya todo ha finalizado y que todo vuelve a la normalidad. Estas son entre otras, las dificultades que afrontan las mujeres una vez finalizados los tratamientos.

La atención psicológica en este momento se hace fundamental para algunas mujeres. El proceso más estresante de visitas médicas continuas, atención a los síntomas, pruebas, etc. pasó y ahora toca continuar. La atención psicológica que ofrece Ágata en este momento es fundamentalmente grupal, con el objetivo de favorecer la expresión y reprocesamiento emocional de la experiencia vivida permitiendo el camino hacia un crecimiento personal.

linea nena1

AngelicaGarcia 250

Angélica García es licenciada en Psicología por la Universidad de Granada, especialista en Psicología Clínica (vía PIR) en el Hospital Regional de Málaga, con formación específica en Psicooncología de cáncer de mama por la Unidad de Psicooncología de l'Institut Català d'Oncologia de Barcelona (ICO). Actualmente, está cursando el tercer programa de Doctorado en Psicología de la Salud por la Universidad de Málaga.

Es Facultativa Especialista en Psicología Clínica del Hospital Parc Taulí de Sabadell, profesora referente de preparación PIR de la Academia APIR y psicooncólogo a Grup Àgata.

Grupo de impacto

El grupo de impacto es un grupo psicoterapéutico que acoge a personas recién diagnosticadas de cáncer de mama o que están en fase activa del tratamiento oncológico. Se realiza una dinámica grupal que incluye técnicas cognitivo- conductuales, psicología positiva y terapia conductista de tercera generación (ACT).

Tiene una frecuencia mensual, de hora y media de duración. El objetivo es disminuir el impacto que supone el diagnóstico y el tratamiento oncológico en las pacientes, favorecer una adecuada adaptación emocional durante el proceso oncológico, promover  herramientas de afrontamiento y manejo de las diversas emociones que surgen en esta fase de la enfermedad así como prevenir la traumatización en favor del crecimiento personal. 

Grupo de largas supervivientes

El objetivo del grupo de terapia para mujeres que han finalizado los tratamientos esta dirigido a aquellas personas que en esta nueva etapa se han encontrado con dificultades de adaptación a su vida habitual así como dificultades en el procesamiento emocional de todo lo vivido.

Dirigido hacia el crecimiento postraumático, es una terapia basada en el enfoque de la Psicología positiva. Es necesaria la implicación emocional y el compromiso grupal.

Grupo de recidivas

El grupo de terapia para mujeres que se encuentran en un momento avanzado de su enfermedad oncológica tiene el objetivo de acompañar emocionalmente a las mujeres que se encuentren en este proceso, ayudándolas a manejar las dificultades emocionales asociadas, desde el enfoque psicológico de la búsqueda del sentido, para transformar esta experiencia de vida en una experiencia significativa y con sentido, fomentando la calma, el equilibrio emocional, la esperanza y el bienestar psicológico.