Este tiempo de confinamiento está cargado de emociones. Algunas de ellas responden a la situación de amenaza que estamos viviendo, como el miedo o la ansiedad, otras probablemente respondan más al parón que hemos realizado en nuestras vidas. Puede que se hayan removido asuntos pendientes en relación a cómo estoy conmigo mismo y a cómo estoy con los demás, ¿demasiado tiempo para pensar? Aprovechémoslo.

En todas las situaciones y experiencias de la vida existe un sentido susceptible de ser encontrado. El sentido debes descubrirlo tú, es único y particular, y nadie puede hacerlo por ti. Este sentido te llenará de fuerza y energía. Te propongo dos ejercicios que invitan a la reflexión en búsqueda del sentido durante este tiempo de confinamiento. Date tiempo (ahora dispones de él) para trabajar sobre ellos.

El primero de ellos hace referencia al descubrimiento del sentido por medio del DAR. Qué puedes aportar al mundo, a los demás. El sentido de la vida podría ser entendido como una misión personal, un propósito concreto para tu existencia en el momento actual. A través de tu trabajo, del arte, del servicio, la ayuda a los demás, puedes también lograr la autorrealización personal, cumpliendo así valores importantes para ti. Te invito a encontrar tu misión personal reflexionando sobre estas preguntas:

  • Si tu misión es ayudar… ¿a quién ayudarías? ¿De qué forma?
  • Si tu misión es servir… ¿a quién servirías? ¿Y cómo?
  • Si tu misión es crear… ¿qué crearías y para quién sería tu creación? (usa tu imaginación).
  • Si tu misión es donar… ¿Qué donarías y a quién?

Revisa:

  • ¿Qué estoy haciendo en este momento para cumplir mi misión personal?
  • ¿Cuál puede ser el primer paso para realizarla?
  • ¿Qué personas aparecieron en mi mente?
  • ¿Qué elijo hacer ahora?

El segundo de ellos está asociado al vínculo. En este tiempo de distanciamiento social por un lado, y por el otro, de intensa convivencia, es posible que se remuevan conflictos con el vínculo. El vínculo con los demás significativos es algo que nos otorga un sentido por descubrir. El vínculo sólo es posible si hay un Yo y hay un Tú, y si ese otro también te ve como un Tú. Al vínculo lo envuelve el amor. El poder descubrir sentido en el vínculo tiene que ver con lo espiritual en ti, con la libertad y amor que hay en tu ser, con tu sensibilidad hacia los demás y tu apertura con el mundo. Captar valores solo en lo material, bien facilitará en ti una frustración existencial y una vida vacía de sentido.

Te propongo que te sientes cómodamente frente a alguien con quien tengas una relación de cualquier tipo. Si no hay nadie contigo en este momento, imagina que esa persona está frente a ti (padres, hermanos, pareja, amigos).

  • Dirígete a esa persona y dile: “Me vinculo contigo porque…”, completando con aquello que te surja.
  • Continúa la frase diciendo: “y me vinculo contigo para…”, completando también con lo que aparezca.

Revisa las diferencias entre tus porque y tus para. Ten en cuenta además hacia donde se dirige tu intencionalidad. Por ejemplo:

  • Hacia ti mismo (“…para ser feliz”).
  • Hacia el nosotros (“…para ser felices”)
  • Hacia el otro: (“…para hacerte feliz”)

Revisa:

  • ¿Qué sentido tiene esto para mí?
  • ¿Qué descubro en mi relación con esa persona?
  • ¿Qué pasa si esa persona no está?
  • ¿Me puedo estar perdiendo algo valioso con mi modo de ser actual?
  • ¿Qué elijo hacer ahora?
  • ¿Cómo elijo vincularme con esta persona ahora?

Una relación en valores implica un poco de cada una de las “posiciones”, siendo importante lo que puedes recibir del otro, lo que pueden construir juntos y lo que puedes darle. Sin embargo, si solo encuentras “paras” hacia ti mismo(a) es una oportunidad para revisarte, al igual que si solo vives en función de darle al otro.

Para finalizar, creo importante recalcar que estos días y semanas que estamos viviendo NO son un paréntesis que tengamos que pasar cuanto antes para poder retomar nuestra vida. Los días que estamos viviendo son nuestra vida ahora. Por tanto, este tiempo debe tener sentido como lo debe tener nuestra vida en general. Esto que estamos viviendo pertenece a nuestra vida, y pertenecerá a nuestra historia. Es momento de repasar valores personales, y el sentido de mi vida para estar mejor conmigo y con los demás.

linea nena1

AngelicaGarcia 250

Angélica García es licenciada en Psicología por la Universidad de Granada, especialista en Psicología Clínica (vía PIR) en el Hospital Regional de Málaga, con formación específica en Psicooncología de cáncer de mama por la Unidad de Psicooncología de l'Institut Català d'Oncologia de Barcelona (ICO). Actualmente, está cursando el tercer programa de Doctorado en Psicología de la Salud por la Universidad de Málaga.

Es Facultativa Especialista en Psicología Clínica del Hospital Parc Taulí de Sabadell, profesora referente de preparación PIR de la Academia APIR y psicooncólogo a Grup Àgata.